Alex Caporuscio Inicio Biografía Discos Fotos Vídeos Agenda Contacto Email Myspace Facebook Español
Italiano
English



Alex Caporuscio sigue el camino que fué trazado por maestros como Albert Collins, Johnny Winter y Stevie Ray Vaughan, por nombrar algunos. El grupo fue fundado por Alex Caporuscio en Italia en el año '91, y en el '95 el Sr. Caporuscio decide trasladarse a España, donde pronto empieza a moverse por el circuito madrileño.

Alex, cantante y guitarrista, nace en Londres en el '73, de madre española y padre italiano. A los seis años empieza su andadura en el mundo de las seis cuerdas con la ayuda de su abuelo, guitarrista y cantante de los "Celtys" y acompañante de grandes artistas de la música folclórica española.

A los quince años Alex descubre un nuevo mundo al oír por primera vez a John Lee Hooker. Rápidamente siente la llamada, y se empapa del blues de B.B. King y Albert King entre otros. Se hace con una guitarra eléctrica y empieza a tocar en grupos de Blues. Al hacerse con algo de tablas, monta los "Alex & the Boll-Weevils" y actúa por Roma, Nápoles, Bolonia y Florencia. En un festival en la provincia de Roma, se subió al escenario, en plena actuación, el respetado saxofonista de jazz Mauro Zazzarini, entusiasmado con el grupo. A raíz de este encuentro Alex fue incorporado como invitado en la Big Band de R'&'B de Zazzarini.

Tras varios cambios de músicos, y de países, Alex decide montar un grupo que 'diga' más de él con composiciones originales, no olvidando la lección aprendida de los 'grandes'. Cuando llega a Madrid y empieza a tocar en el circuito, con su banda o haciendo colaboraciones con músicos de la talla de Steven Adler (ex Guns'n'Roses), Ñaco Goñi, Noel Soto, Velma Powell, Javier Vargas, Amar Sundy, Red House o TresMil Hombres (Vacazul), el público se queda anonadado a la par de entusiasmado con su manera de interpretar su música. Un periódico local dice de él:

"Músico portentoso, con una digitación asombrosa, parecía como si su guitarra fuera la prolongación de su brazo, parte de su mismo cuerpo. Verdadero malabarista musical, a veces se podría pensar que lo suyo es mero exhibicionismo, virtuosismo vacuo, pero esa sensación queda deshechada de inmediato al comprobar el alma y la intensidad que le pone a todo lo que toca. Un fiera, vaya. Si a eso se le añade una sección ritmica arrolladora, de gran pegada, se obtiene como resultado un grupo que, más que como una máquina perfectamente engrasada, suena como un auténtico carro blindado, como una apisonadora del Rhythm 'n' Blues. Los sonidos que se escuchan son graníticos, llenos de energía. La base de su repertorio la constituyen temas propios, de gran gusto, y versiones, abarcando estilos que van del Blues al Rock progresivo, pasando por el Funk atómico o el hard boogie tejano a lo Stevie Ray Vaughan o ZZ Top."